Idols en la industria del Kpop: Estrellas sin Luces

Detrás de la imagen perfecta del K-pop

Traineé o Postulante… Algunos solos los ven como la base de la cadena alimenticia.

Cantan sobre el amor, pero no pueden tenerlo.

Les enseñan a ser sexys y provocadores, pero no pueden tener sexo

Se ven sonrientes y amigables… Pero mueren tristes y solos

Vemos rostros y cuerpos perfectos. Disfrutamos de ritmos pegajosos y sexys.

Sin lugar a dudas, el mundo del K-pop es absolutamente atractivo tanto a la vista como al oído. No por nada salvó a Corea del Sur de una gran crisis económica.

Pero ¿Qué hay detrás de esas sonrisas perfectas y casi angelicales?

Podemos empezar por hablar de los contratos, donde la agencia sale ganando más que el artista. Según la entrevista hecha por el canal de YouTube Asian Boss, quien entrevistó a una ex Idol, nos podemos dar cuenta de lo esclavizante que resulta ser el mundo del espectáculo para quien sueña seguir la senda de la música o la actuación.

Según ésta entrevista, la ex cantante pasó por todas las carencias que un ser humano puede llegar a sufrir: psicológicas, biológicas y básicas.

Cuando una agencia decide “apoyar” a un joven con talento, ésta lo convierte en un trainee y significa que la empresa deberá responsabilizarse de  las necesidades básicas de éste individuo mientras dure su entrenamiento. Una vez que debute, la nueva estrella debe pagar todo lo que la agencia invirtió en su cuidado personal con su trabajo. Es así como nacen éstos contratos esclavizantes, donde el artista durante los primeros meses (a veces años) no ve un centavo de lo que ha trabajado, pues todo se lo queda la agencia.

Hay muchos artistas que tienen fama, pero no fortuna. No olvidemos el caso de una cantante de música tradicional coreana, quien tras ganar un premio lo vendió sobre el escenario dado que no tenía suficiente dinero para pagar el arriendo de su departamento.

Tampoco hay que olvidar el reportaje de Han Geng, ex Super Junior, quién dijo en una entrevista que sufría maltratos físicos y psicológicos. También mencionó que tenía fama, pero no dinero. Era conocido y famoso, pero no le pagaban. Después de una larga disputa en tribunales, Han Gen ganó el caso.

Pero lo que preocupa no son solamente los contratos de trabajo. Existen, a su vez, acuerdos verbales en los que el Idol pacta que no podrá verse envuelto en ningún escándalo de alcohol o/y drogas; Tampoco podrá tener relaciones amorosas públicas… Recordemos que el Idol es eso: Un ídolo, el cual puede adorarse, pero no tocar. Cuando un artista tiene una relación pública, inmediatamente “mata la magia”, las chicas/os no puedes soñar con éste personaje, por lo que tampoco comprarán sus productos. Quienes se encargan de “garantizar” que éste último punto se cumpla son ellos: LOS FANS

Los fans (Sobre todo los de Corea del Sur), son muy pasionales y si llegan a enterarse de que sus idols fueron vistos en situaciones comprometedoras, son capaces de pararse a las afueras de la empresa y pedir que los despidan. No olvidemos ciertos casos donde algunos fanáticos incluso han pedido la pena de muerte para algunas estrellas.

Tampoco hay que olvidar los abusos sexuales y la prostitución que abarca toda la industria (Tanto en el canto, como en la actuación). Por lo general, las principales víctimas son jóvenes que son abusadas y obligadas a ofrecer favores sexuales para poder obtener contratos y/o publicidades. Un ejemplo claro de esto es la actriz Jang Ja Yeon, quién se quitó la vida a los 27 años debido a que los directivos y sus representantes la explotaban sexualmente.

Finalmente llegamos al tema más sensible: LOS SUICIDIOS.

¿Qué hay detrás de estos suicidios?, ¿Serán asesinatos?, ¿Serán los fans?, ¿Habrá algo más detrás de lo que vemos?

Recordemos que en éste último trimestre del año 2019 tres ídolos se han quitado la vida Sulli, Goo Hara y Cha In Ha. Curiosamente a los últimos dos no se les ha hecho la autopsia “respetando los deseos de la familia”.

Kang Daniel, en su live pareció haber pedido ayuda a gritos, diciendo que no sabía como seguir con la vida que llevaba. Lo mismo la cantante HyunA, quién en una publicación en su instagram reconoció no estar pasándola bien.

¿Cuántos más deben morir para que las agencias y los fanáticos entiendan lo que está pasando?

Deja una respuesta